LOS ORIGENES

          Hay dos formas de conseguir algo: pedirlo, y esperar a que te lo den, o, simplemente, hacerlo.

 

         La historia de la Fundación Rías Do Sur y la Piscina Olímpica de Pontevedra es un ejemplo de visión de futuro, esfuerzo personal, solidaridad, devoción por el deporte, y eficacia de la iniciativa particular. En la escala de ciudades importantes de España, una como Pontevedra, con solera pero de modestas dimensiones, lograr una instalación como el Complejo Deportivo Rias do Sur, y sin estar incluido en el programa de obras faraónicas de la Administración, es un hito que añadir y reconocer en el libro de méritos de Pontevedra y los pontevedreses.

 

            De los dichos a los hechos, convertir la idea de una piscina olímpica en la realidad que muchos usuarios disfrutan a día de hoy –como si siempre hubiera estado ahí- ha supuesto un coste tan extraordinario como su resultado. No tanto, aunque también, el económico, sino el coste y sacrificio personal y familiar de quienes durante años vivieron, día y noche, con una sola idea en la cabeza, y llevándose a remolque a las administraciones, a sabiendas de que su esfuerzo sería rentabilizado por otros.

 

            Es hora de reconocerlo.

 

Los orígenes

       La anécdota : Muchos años después de la creación del Club Natación Galaico, incluso construida ya la piscina olímpica, muchos socios contemplaban confundidos cómo, por un extraño sortilegio, en los recibos aparecía el ya extinto “Club Natación Budo”, el orígen. De nada valía rectificar archivos, registros, domiciliaciones... De cuando en vez, sin razón ni explicación, resurgía en los papeles el “fantasma” Budo, como para advertir que no se debía olvidar un pasado no tan lejano: decenas de nadadores en hilera nadando, arriba, abajo, las escasas calles disponibles en la piscina de 25 metros del “Gimnasio Budo”.

      

          Como dijo el filósofo Santayana, "Aquellos que no recuerdan el pasado, están condenados a repetirlo".

            Hagamos un viaje al pasado y recordemos aquellos tiempos del "Gimnasio Budo"gimnasio budo

            

             El Club Natación Galaico, fundado en 1994, fue, en su origen, el Club Natación Budo.

 

         Pero a medida que crecía más y más la demanda de los asociados y, sobre todo, así como se desarrollaban las potencialidades y nivel de los deportistas, y pese a añadir la disponibilidad de más instalaciones a costa de una forzosa diáspora y sangría económica por todas las demás piscinas pontevedresas –algunas aún empleadas a día de hoy - el espacio de agua aumentaba, pero crecía a un mayor ritmo el número de nadadores federados en el Club. Por todo ello la capacidad de crecimiento se iba achicando como el zapato de un niño pequeño.

 

 

17 vista piscina budo

       El conformismo no era la opción.

 

           El Club Natación Galaico -en justicia, ha de decirse que el mérito corresponde a la visión de quienes entonces integraron su Directiva, encabezada por José Ramón Meiriño, acompañado entonces  por Pedro Conde, Camilo Serodio, Roberto Cochetaux, José Gulías y Javier Silva -  poco antes de estrenar el siglo XXI, asume el liderazgo de un proyecto cuyas dimensiones atendieran, no a las necesidades presentes en aquél entonces -a diferencia de lo que resulta habitual-, sino incluso a las de un futuro más ambicioso. 

 

 

           El padre de la idea y la "voz de la conciencia" era el Director Técnico Miguel A. López Alvarado que se encargaba de recordar todos los días la necesidad de recompensar el excepcional esfuerzo de sus nadadores con una instalación no menos excepcional.  En el "haber" de la cuenta de Miguel López  puede anotarse el mérito de haber sido capaz de convencer a aquella Junta Directiva para que comenzaran a plantearse la viabilidad de la idea, sin derrotarse ante la proporción del proyecto.                                              

Fotografías Fuente: www.gimnasiobudo.com

           Pronto se sumaron a esta aventura importantes y conocidos amigos del deporte pontevedrés como José Luís Torrado “O Bruxo”, Alberto Rodríguez “Malecho” ( que sería primer Presidente de la Fundación Rías Do Sur),  y un largo etcétera de nombres cuyo esfuerzo no fue menos importante -indispensable, en realidad- y cuyo recuerdo se transmite de boca en boca por aquellos fundadores.

 seleccion noticia meiriño

          La conciencia de la envergadura del proyecto y que éste precisaba de aglutinar numerosos esfuerzos, añadidos a los de los propios clubes de cabecera, llevó a crear la "Asociación de Amigos de la Piscina Olímpica" (año 2000), que concentró las ilusiones de 150 asociados -la mayoría familias que deseaban disponer para ellos y también ofertar al público pontevedrés unas instalaciones deportivas de calidad- que adelantaron su dinero pagando una cuota vitalicia. La Asociación junto con el "Club Natación Galaico" y el "Club Natación Rias Baixas" (creado en 1996), que suman ya más de 350 nadadores, integrarán el patronato de una Fundación, la "Fundación Rías do Sur", presidida desde febrero 2004 por José Ramón Meiriño González.

 

 

         El esfuerzo económico de la Asociación, la cesión de terrenos por el Concello, y el concurso económico del Concello de Pontevedra, la Diputación Provincial, la Xunta de Galicia y el Consejo Superior de Deportes, promoverá la construcción de la piscina olímpica con el "espaldarazo" de ENCE cediendo la energía calorífica.

 

                La Fundación Rias Do Sur, promotora y propietaria de las instalaciones en las que se ubica la piscina olímpica, nace de la conciencia de que el proyecto debe perdurar más allá de la vida e intereses de personas, Clubes, e incluso Instituciones, y por ello se adopta el mecanismo más estable y duradero, el Fundacional: en tanto en cuanto se cumpla el fin -promocionar el deporte y canalizar el esfuerzo deportivo- perdurará el proyecto, al margen de las vicisitudes de Clubes y personas.

 

 

          Se puede decir que el desarrollo del proyecto de la piscina olímpica fue fruto, por tanto, de una conjunción -quizá irrepetible- de personas, tiempo, y lugar: personas con visión y con conciencia de esfuerzo y sacrificio, un momento único en que se consiguió unificar su esfuerzo y el de las Instituciones, y el marco de una ciudad que necesitaba, y deseaba, desarrollar esa idea.

 

Rias do Sur   concello reducido diputa reducio