DEL DICHO AL HECHO: PROYECTO Y CONSTRUCCIÓN.

          Aunque la idea era la fuente de desasosiego de los promotores desde mucho tiempo atrás, puede decirse que la voz de "adelante" se da en el año 1999, cuando el Club Natación Galaico, con la colaboración del Colegio de Arquitectos de Pontevedra y Caixa Pontevedra, convoca un concurso de anteproyectos para diseñar el Complejo Deportivo con Piscina Olímpica.

          La fuerza sugestiva y la capacidad ilusionante del concepto "Piscina Olímpica de Pontevedra" tiene claro reflejo en los datos resultantes del concurso de anteproyectos:

    •   Se presentan 34 anteproyectos.
    •    Doce de ellos presentan tal calidad que, pese a no ganar el concurso, merecen la organización de sendas exposiciones, en Pontevedra y Vigo, como muestra de la creatividad de sus autores.

               El jurado decidió en razón de su funcionalidad dar por ganador al proyecto presentado por el estudio de arquitectos "Salas, Cid, Vales Arquitectos S.L."

 Captura de pantalla 2012-10-05 a las 19.22.05

              La envergadura de la construcción tiene, también, sus cifras:

    • Un presupuesto final de ejecución de 6.600.000 euros
    • La obra se asienta en una parcela de 8.500 m2.

      

          Afortunadamente -aunque no sin esfuerzo- la respuesta es, en el plano material, la esperada: por un lado, el Concello de Pontevedra cede indefinidamente 8.500 metros cuadrados de terreno dentro de la parcela pública de 30.000 metros cuadrados que posee en el lugar de Pontemuiños. Por otro lado, la iniciativa privada -socios y futura concesionaria- logra reunir el 50% del capital necesario, que sumado al otro 50% aportado por entidades públicas -Diputación de Pontevedra, Concello de Pontevedra, Xunta de Galicia y Consejo Superior de Deportes- van dando cuerpo a la realidad de la piscina olímpica.

 

                Por otra extraña conjunción de factores, aunque buscados, la proximidad de la parcela a las instalaciones industriales del Grupo Ence permite obtener la colaboración de este grupo industrial, que aportará la energía calorífica que se genera como excedente de su proceso productivo. Es el círculo perfecto, en el que se rentabiliza una energía -la generada en el Complejo Industrial ENCE- y, además, se respeta el equilibrio ecológico en el entorno incomparable de la instalación deportiva -  a través de intercambiadores de calor, con mínimo suministro de otros sistemas externos.

  

          Las obras se inician en octubre de 2003, y prosiguen a buen ritmo, hasta ser rematadas en diciembre de 2005.

 desmonte piscina

piscina2004

            Con el alzado de los encofrados y cimentaciones del gran vaso olímpico se empieza a percibir el proyecto como algo real y, además, se puede apreciar la que será una de las grandes bazas arquitectónicas de la piscina olímpica: su integración en un paraje sin igual, dominando la Ría de Pontevedra y haciendo innecesario dotar al edificio de otro elemento que lo singularice que no sea el propio paisaje que ofrece a los nadadores.

 


      La Piscina Olímpica es inaugurada el 3 de marzo de 2006.  Es, pues,  una realidad, aun capaz de ofrecer alguna que otra singularidad más. La Fundación Rías Do Sur podía entender agotado y cumplido el objetivo con la mera dotación de un espacio arquitectónico, pero en el apartado de equipamiento y características aun se había de "echar el resto", de tal manera que el objetivo se pudiera considerar debidamente cumplido: un verdadero centro de referencia para el disfrute y la tecnificación de la natación en Galicia. El mejor de su categoría.

       piscina sin remates

       Sirva, como referencia, la imagen de la piscina ya prácticamente construida, pero sin remates, aun, ni instalaciones.  

                                                                                                                     

          

 

 

            Un viaje en el tiempo al año 2004: